lunes, 4 de mayo de 2009












Comienza Mayo y se instala el buen tiempo. De los entrenamientos pasamos a los pequeños viajes.
Cosiendo la frontera entre Extremadura y Portugal.
Esta Primavera no es la del Corte Ingles, es la del perfume a jara, la del verde ametrallado de amapolas.
Las cigüeñas colonizan cualquier poste de teléfonos, les da lo mismo Vodafón que Telefónica, cualquier árbol alto. Dueñas de la verticalidad. Hacen repúblicas independientes de los torreones solitarios. Imponen su belleza en el aire. Dan vida a lo abandonado, a lo inaccesible, con la elegancia de un velero en alta mar, con la suavidad de la brisa atlántica.
Veo culebras gordas como mangueras de riego, abejarucos con sus colores africanos, gazapillos inexpertos, tímidos de juventud. Zumban insectos. Se oye el celo de los pájaros mezclándose con el run-run de la cadena de la bici.
Mucha bici, mucho campo, carreteras solitarias, rompepiernas entre dehesas de alcornoques, mucha Primavera.
Me cruzo con un Renault 4L ¿Seguro que hoy es hoy? Miro la fecha: 01/05/2009. Pues no he retrocedido en el tiempo, será la eterna Primavera.




2 comentarios:

Maria dijo...

Cuando empieza tu viaje??De verdad que haces magia con tus dás libres, como pueden multiplicarse tanto!!!!andare vigilando...bss

rafa dijo...

venga gerar, ANIMO¡¡¡¡ que ya te queda menos... cuando vengas te espera un bodoque de los que te gustan, que a mi no me engañas